Por Horacio Gómez

 

Si algún día se te ocurre olvidarme
sin que exista un motivo, quisiera,
detener mi memoria en la espera,
tal vez logre a tu olvido acercarme.

Mas si el tiempo decide encerrarme
en la absurda prisión de su esfera,
recordarte debe ser la manera
de que pueda del tiempo escaparme.

Hoy mi alma que siempre ha elegido
conjugar su pasado en presente,
quiere hacerte tan sólo un pedido
con carácter estricto de urgente:
que te acuerdes de mí en tu olvido,
nunca fui demasiado exigente.

Horacio Gómez
(poeta – Mar de Ajó, Buenos Aires, Argentina)