Promesa

Esta inquieto mi corcel
anda moviendo las manos y
le rechinan los dientes
pañuelo rojo en sus crines
y un aliento fuerte.
Ha escuchado silencioso
la promesa a mi doncella,
después de hacer el amor
entre fardos y maderas.
Prometí:
prepararé mi corcel
la noche de luna llena
nos iremos presurosos
guiados por las estrellas
viviremos nuestro amor
contra el viento y la marea.
Mi doncella ha contestado:
mi corazón estalla
mi deseo se desborda
ámame
hasta donde más puedas.
Que el silencio nos gobierne
entre sueños y quimeras,
hasta el fin de los tiempos
porque a tu lado, mis noches
son todas de luna llena.

 

Por Carlos Horacio González Saavedra
(Monte Grande, Buenos Aires, Argentina)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también

Cerrar